Hace dos semanas, mis compañeros de la empresa organizaron una escapada a una “hiya”, es decir un refugio en la montaña. Lo de refugio creo que era porque era casi imposible encontrarlo, aunque mereció la pena!
Parece mentira lo que dan de si dos días, sin duda echaré de menos estas excursiones lowcost. Espero que os gusten las fotos, aunque la mitad son de Tony!

 

Anuncios