Etiquetas

, , , , , ,


Hola a todos! ¿Qué tal la semana? La mia super guay hemos descansado a tope y disfrutado, todo ha sido muy cool. Ooops perdonad, me ha salido la vena de bloguer de moda, no volverá a ocurrir.

La semana pasada vinieron unas amigas de Italia a visitarme y la verdad que nos lo pasamos genial, el primer día vieron Varna solas pues yo trabajaba y el sábado por la mañana comenzamos nuestra pequeña excursión obligatoria para todos los que vengáis a Bulgaria.Paseando por Veliko

Día 1 Veliko Tarnovo

Para ir a la antigua capital búlgara, lo mejor es coger el autobús que cuesta unos 20 levas y tarda tanto de Varna como de Sofía unas 3 o 4 horas. La aventura comenzó incluso antes de llegar a Veliko, pues el conductor estaba loquísimo, comía, bebía, fumaba, hablaba con su compañero vamos que hacía todo menos mirar a la carretera. No os asustéis, no todos son así pero haberlos hailos como las meigas. Nos quedamo en el Hostel Mostel un albergue de lo más agradable, sobre todo en verano muy recomendable. Zami en Hostel Mostel

Ese día paseamos por la ciudad, comimos en un restaurante con vistas al río Yantra que atraviesa Veliko Tarnovo. Por un parque que está junto a la galería de arte y el monumento de la Independencia búlgara (de los otomanos se entiende).

Día 2 Castillo de Veliko y Triavna

La fortaleza de Veliko Tarnovo, Tsaravets, es parada obligatoria, imprescindible para conocer un poco más la cultura búlgara, el precio de la entrada es 6 levas pero merece la pena.
No solo por los restos de la fortaleza sino por las vistas que hay desde la misma. En lo alto de la colina está la “Catedral de la Santa Resurreción de Cristo” que data del siglo XI hasta su destrucción en 1393.

 Iglesia de Tsarevets VelikoTarnovo

Tras visitar la fortaleza nos fuimos a Triavna en tren, un pueblecito en el centro del país que te contagia de paz y tranquilidad, la gente por lo general son de lo más amable y todo se hace con calma. Lo más característico de este pueblo son sus casitas blancas con tejados de piedra caliza y sus aceras empedradas.

Aquí nos hospedamos en el Hotel Triavna, somos todo originalidad, después de dejar los bártulos fuimos a tomar “café en la arena”, algo muy típico de este pueblecito es muy parecido al café turco, con la diferencia de que se calienta sobre un lecho de arena que se calienta sobre una placa caliente, muy recomendado para los amantes del café.Café en la arena

Día 3 Triavna nevado y vuelta a Varna

Cuando despertamos nos encontramos que Baba Marta estaba muy enfadada, o igual quería que mis amigas vieran la nieve en Bulgaria, el caso es que todo estaba cubierto por una capa espesa de nieve y hacía mucho, por lo que los paseos los acortamos y decidimos volver a Varna.

Triavna nevado 2Triavna nevado

En Varna ya no había nieve y hacía mucho menos frío, creo que ellas se lo pasaron genial, compraron Martenitsas a sus amigas, comieron y bebieron cuanto quisieron y sobre y sobre todo estoy deseando volver a verlas, porque mi Adri y yo vamos a Italia el 30 de abril!

Se aceptan comentarios!

Anuncios