Etiquetas

, , , , ,


Imagina una playa de arena fina, rodeado de gente desconocida y por conocer, con buena música de fondo, y mucha cerveza de por medio para aclarar la garganta. Este es el festival Spirit Of Burgas.Entrada del festival Spirit of Burgas

Es esta ya la quinta edición que se celebra, al principio se trataba de un festival de música de los balcanes y de cantantes búlgaros, poco a poco fue adquiriendo una gran fama internacional, hasta convertirse en unos de los 10 finalistas de “Best Overseas Festival” en 2009.

Este año como artista estelar entre otros estaba Moby, que por cierto uno de los guitarristas es búlgaro.
Semanas antes pude contactar con la empresa encargada, y me dieron dos pases de prensa para acudir, cámara al hombro y acompañada de mi compañera Despina nos dirigimos hacia el nuevo mundo. Llegadas al festival tuvimos que esquivar ciertos obstáculos de la organización, ya que nos querían hacer pagar el camping. Finalmente dimos con una buena persona y nos dio vía libre al camping.

Burgas por cierto es una ciudad que tiene un gran encanto, es una ciudad de verano por completo, con sus terrazas, plazas repletas de veraneantes en clancletas y bermudas.
Para aquellos que quieran viajar a bulgaria, no toda su belleza se concentra en su capital, sofia. Sino que cada una de sus ciudades encierra un encanto especial.

Por la noche llegó nuestro momento, haciendo tiempo vimos algunos conciertos, rap, jazz, música balcánica. Hasta que dio la hora, no os puedo decir con exactitud cuantas personas se reunieron para ver a Moby,  Lo que si os puedo decir es que uno de los mejores momentos de mi vida fue poder estar a apenas dos metros del cantante durante las tres canciones que nos dejaron.Concierto de Moby en Burgas

Cuando dio fin el concierto, me acerqué a una caseta de circo donde estaban proyectando una comedia muda en blanco y negro. Con algunas dificultades, por la escasez de luz que encontraba a mi paso me encaminé hacia mi tienda de campaña.

Y llegó el día, ingenua de mí, pensando que sin más nos iríamos a Varna en el autobús de las 6. Nuestros vecinos haciendo buen uso de la cizaña y de otras artimañas nos convencieron para que les acompañásemos a una playa a 30 kilómetros de Burgas.
Al principio no estaba muy entusiasmada con la idea, pero finalmente quise ver las playas de los búlgaros y no las de los turistas, así que finalmente fuimos.

La playa se llamaba ChernomoOrquidea del desiertorets, y es lo más parecido al paraíso que puedo imaginar, rodeado de montañas, se trataba de una playa preciosa con muy poca gente ya que el acceso era difícil y peligroso. En el camino encontramos una orquídea del desierto, que según me dijeron, era una de las pocas playas donde crecían.

Playa cerca de SozopolDescansamos bebimos y fumamos, regresamos a Burgas con el tiempo justo para recoger nuestra tienda de campaña y coger el autobús de vuelta a Varna.
El verano ha terminado, pero los recuerdos siempre permanecerán conmigo.

Lali

Anuncios