Etiquetas

, , , , , , , ,


Como gran amante del café, me siento obligada a escribir acerca del café búlgaro. A decir verdad no difiere mucho del café español, salvo en el precio claro.
Hay cafeterías por todos lados, y que dependiendo de la hora del día que sea, van modificando los productos y servicios que ofrecen, así la cafetería que está frente a mi oficina por la mañana da desayunos, al mediodía crepes y pizza, por la tarde solamente crepes y por la noche pizza y crepes.
En este minúsculo establecimiento cada uno de sus rincones se utiliza y aprovecha, cada mañana voy a este bar, con mi más que pobre conocimiento de búlgaro pido un café solo ( etno kafe molia) la mujer tranquilamente se dirige hacia la maquina, prepara el café y junto al mismo me deja la cuenta de 60 centimos de levas, unos 30centimos de Euro. Algo que me llama  mucho la atención de los dependientes es su paciencia y sobre todo su calma a la hora de hacer sus tareas, por mucha gente que haya nunca se alteran ni hacen las cosas mal.

Los puestos callejeros, y la venta ambulante es algo muy típico de Bulgaria, puedes encontrar cualquier cosa que necesites desde un peso, hasta zumo recien exprimido, tabaco, helados, prensa, realmente cualquier cosa.
Además de las numerosas cafeterías que adornan las calles de Varna, hay tambien máquinas de café en la propia acera, donde la gente para echa unas monedas, coge el café y sigue su camino.

Como veis, la vida aquí es muy distinta a la de España, y sin embargo tenemos aun mucho que aprender de ellos.

Un saludo.

Lali

Anuncios